Animalia Magazine

Miedo explosivo

 

Miedo explosivo. Estallidos que vuelven loca a tu mascota

MVZ Adriana Díaz Avelar

Para muchos animales, las tormentas y los fuegos artificiales son un verdadero martirio, pero en muchos casos la solución está en cómo los tratamos nosotros durante estas crisis.

Septiembre es el mes ideal para hablar de este tema, sobre todo en este país, donde con toda seguridad veremos los fuegos artificiales propios de la época.


Son muchos los amigos que sufren de estrés durante las tormentas o eventos sociales que promueven el estallido de fuegos pirotécnicos, pero lamentablemente son cosas que aún no podemos evitar que sucedan, ya que las fiestas seguirán y la lluvia tiene que caer.


En esta ocasión te daré algunos consejos que puedes poner en práctica para ayudar a controlar este problema; sin embargo, debes tener en mente que para muchos perros el problema puede ser tan severo, o tan avanzado, que será mejor llamar a un experto para que nos ayude.

 

Manos a la obra
Debemos recordar que la socialización es fundamental para la estabilidad emocional de nuestros amigos, y cuando hablamos de socialización, significa incluir un programa completo donde pueda aprender a convivir con otros animales, personas y estímulos diversos que puedan hacerlo un adulto equilibrado y seguro. Basados en esta idea, comprenderemos que los estímulos a los que expongas a tu mascota deben incluir ruidos, movimiento, olores, etcétera.


Para esto, la calle es el lugar ideal. Recuerda que sólo puedes comenzar a pasearlo después de completar su cuadro de vacunación de cachorro. Promueve los paseos en la calle, por las banquetas, para que esté cerca de los ruidos más intensos de la misma. Si notas que se encuentra nervioso, sigue caminando con una actitud positiva y alegre, es muy importante que nuestras mascotas observen que tú consideras que este es un espacio seguro y que no hay nada que temer.


Lleva contigo su juguete favorito, así mientras caminan puedes incitarlo a jugar un poco, el punto es que no permitas que su temor crezca y que tome más importancia.


Por ningún motivo debes consentirlo o apapacharlo mientras se encuentra en un episodio de temor. Recuerda que nuestros amigos no entienden el español y a pesar de que le expliques durante este tiempo que todo está bien y no pasará nada malo, ellos lo único que reconocen es tu aprobación y, peor aún, tu motivación hacia ese comportamiento de miedo.


Esto se puede aplicar tanto para perros adultos como para animales jóvenes, y en ambos casos es útil.


Hay muchas razones por las cuales se puede desarrollar este comportamiento, lo importante es no promoverlo, así que si tu perro se encuentra ya sensibilizado a tener miedo de los truenos y estallidos hay un par de cosas que puedes hacer para ayudarlo.

 

Desensibilización
Existen programas de desensibilización cuando existe un estímulo que produce una reacción negativa específica en nuestra mascota, y se tratan de realizar ejercicios que vayan, de algún modo, desprogramando esta respuesta y guiándola hacia algo positivo.


En este caso tenemos a los ruidos de los truenos y estallidos que hacen que nuestros amigos se pongan alerta, nerviosos y con mucho temor. Ese es nuestro estímulo, ahora lo que hay que hacer es asociarlo a algo positivo para evitar las reacciones negativas.


El internet será de gran ayuda en estos casos: graba en una secuencia de sonidos que sean los que están molestando a nuestro amigo; graba truenos, sonidos de lluvia, fuegos pirotécnicos, etc. Esta grabación debe durar por lo menos un par de minutos.


El siguiente paso es asociar estos sonidos a algo positivo y la hora de la comida es el momento ideal, así que cada vez que lo llames a comer vas a poner la grabación. Antes de servirle pondrás la grabación en un volumen mínimo, un nivel menos de donde tú lo alcances a percibir, y lo dejarás sonando mientras come, una vez terminada la comida lo detendrás.


Pasando unos 5 días comenzarás a incrementar el volumen, un nivel cada vez, dejando pasar intervalos de tiempo de 5 días entre cada intento. Este ejercicio lo puedes realizar asociándolo con otras actividades positivas como durante el juego.


Verás que poco a poco pierde el miedo y se comienza a sentir más relajado.


Es muy recomendable hacer los ejercicios de desensibilización cuando no sea temporada de lluvia o festejos, para que pueda separar el miedo y ligarlo con algo positivo.

 

Transferencia
Si por dónde vives hay explosiones con tanta frecuencia que resulta imposible hacer una pausa como para realizar el programa, será un poco más complicado y requerirás de mucha paciencia pero puedes ayudar a tu mejor amigo con otro método llamado Transferencia. Este se basa únicamente en tratar de restarle importancia al evento negativo y motivar al perro a participar en cualquier otra actividad que resulte positiva para él.


Así, cada vez que llegue la fiesta o la tormenta en cuanto te des cuenta que está sucediendo, realiza asociación al estímulo positivo, juega con él, llévalo de paseo, o bien prepara una serie de premios irresistibles para que tenga todo a su favor y simplemente se distraiga.


Los premios pueden ser salchichas cortadas en trozos muy pequeños, sin abusar de ellos. También puedes usar premios para perro, o trozos de grenetina sin sabor, al doble de concentración, para evitar que se derrita.


Estos premios los puedes esconder en juguetes interactivos o simplemente regarlos por el piso para organizar una búsqueda de premios en donde los ruidos pierdan importancia.


Al utilizar premios debemos ser conscientes que alteran su ración de alimento, así que usa sólo unos pocos.


La parte más complicada de todo esto es estar completamente consciente que el apapacharlo durante su miedo sólo reforzará el mismo, y sé que dan muchas ganas de hacerlo con el fin de tratar de que se sienta seguro, pero estaremos haciendo lo contrario. Ahora bien, si notas que comienza a relajarse y sentirse bien en esa circunstancia, es momento de dar caricias al por mayor, se aceptan besos, abrazos y todo el apoyo que quieras brindarle.


La parte de la socialización siempre será un apoyo adicional, ya que le hará aprender que las cosas diferentes son algo positivo y que es divertido convivir con nuestro entorno. Además, aprenderá a tener confianza que donde nosotros lo llevemos siempre será por su bienestar y que estará seguro, que no hay nada que temer.


Puedes asociar otros ruidos a estímulos positivos, por ejemplo, usa un plato de comida de metal y realiza ruido antes de darle su comida agitando el plato con la comida adentro del mismo.


Mantener los vínculos de confianza es vital, nunca le mientas a tu perro con juegos como aventar la pelota y no hacerlo, pedirle que se salga o se quede en un sitio a cambio de premios que no existen. No uses la palabra “toma” en vez de ven. Todo esto fractura la confianza y entonces no podrás ser su persona de apoyo para este propósito, ni para ningún otro.


Espero que estos consejos te sean útiles, recuerda acudir con un experto en comportamiento si a pesar de tus esfuerzos los avances son menores o nulos. En algunos casos el daño es tan profundo que es mejor identificar cuál fue la casusa verdadera, esto será ideal trabajarlo de la mano de un experto.


Si tu médico veterinario o etólogo lo sugiere, en algunos casos será necesario el apoyo de medicamentos o suplementos alimenticios que ayuden a disminuir la ansiedad.

 

Adriana Díaz, Médico Veterinario Zootecnista por la UNAM. Adiestradora profesional canino por parte de la Federación Canófila Mexicana. Dedicada a generar relaciones ideales entre nuestros mejores amigos y nosotros, tanto en su salud como en la parte conductual.